Trenza de uno

Como su nombre lo indica, esta trenza se confecciona con una sola hebra, aunque al quedar terminada, el mismo tiento ha ido y vuelto entre una argolla y otra, cinco veces. Es redonda y presenta el aspecto externo similar a la de cuatro tientos.


Se comienza por retorcerlo hacia la izquierda como lo indica la Fig. 1. La cola (a) o sea una extremidad de la hebra quedará en su sitio y nos servirá de guía para el retejido; (b) será la extremidad que teje.

Trenzado, tiento retorcido Trenzado, tiento entramado

Al subir, la vemos en el Grabado 2, va completando la trama. Al bajar, después de abrazar la argolla encauza en el surco dejado en la anterior vuelta (entre M y N) de las Figuras 2 y 3 y pasando por arriba de uno y abajo de otro, es decir, separando las dos retorcidas de la Fig. 1 va descendiendo hasta la argolla inferior.

Trenza de uno, el tiento pasa debajo Trenza de uno, el tiento pasa por encima

Al llegar a ésta, la aprisiona y vuelve el tiento a subir, a la derecha y a la par de la cola (a) que nos servirá de guía. Sigue abajo uno y sobre otro. Difícilmente nos podremos equivocar, si consideramos que, al tapar uno (siempre será una puntada larga (Z, J) y, al pasar bajo de otro (siempre será una puntada corta (R).

Todo esto resulta más difícil de explicar con texto o con ilustraciones que ponerse a hacerlo, pues hecho el primer paso lo demás es indicado por la sola orientación natural adoptada por la hebra.

Este trenzado se emplea en la confección de bozales, especialmente. Sirve para unir la argolla del anillo con la argolla de la hociquera. Se puede retejer y con dos vueltas más de la hebra que teje, es decir con siete en total, nos ofrece una trenza igual a la de ocho redonda.

Para retejer sólo nos bastará acompañar una vez a la guía en todas sus pasadas, y al volver venirse separándolas y pasar por debajo, donde el par pasa por arriba y viceversa.


Anterior: Trenza de tres
Siguiente: Trenza de tres sin puntas