Afinación del bombo

Se usan los términos afinar, templar, a la acción de estirar los parches. El templado de los parches se puede realizar por medio directo o indirecto. Los parches están sujetos al cuerpo del bombo por medio de correas, sogas o tiros cuyo nombre más apropiado es el de tensores o tientos de tensión. Estos pueden sostener al parche de dos maneras distintas. De aquí surge la diferencia en cuanto al método de afinación.

El marco redondo que sostiene el parche se denomina "aro oculto", ya que el parche lo envuelve al estar enrollado sobre él. Los tensores pueden atravesar directamente al parche por perforaciones practicadas a tal fin. Este sería el método de sostenimiento más simple y se llama de Afinación directa (parte superior de la figura). El inconveniente que presenta es que en sucesivas presiones, los tensores tienden a desgarrar el parche con el resultado de que quedan inutilizados.

La forma de resguardar la integridad del parche, es colocando sobre el aro oculto, otro llamado aro externo y es el que por medios tales como perforaciones o anillos de cuero clavados reciben la presión de los tensores (parte inferior de la figura). Estos tensores además de sostener al aro y al parche contra el cuerpo del bombo, lo mantienen en lo que podríamos llamar primer grado de estiramiento. El templado final se completa con la acción de los anillos de tensión (presillas, templaderas, afinadores, etc.). Este el llamado método de Afinación indirecta

Los tensores al ser ajustados por los anillos de tensión adoptan una disposición muy tradicional en los bombos criollos y que es la de la letra "y" griega. El material de la maza puede ser cuero o lona, con rellenos de algodón, trapos o lana. Su función es brindar una calidad de sonido más grave, condición ésta siempre bien recibida en un bombo.


Anterior: Descripción del bombo
Siguiente: El bombo y la caja